Hoshgaldiniz! Turquía Sin Miedo!

 

Por Virginia Araya. //

1_turquia
El mundo está revuelto, qué duda cabe…. Y se siente hasta en el turismo! Vengo llegando de unas vueltas por Europa y me llevé la sorpresa que Estambul es una taza de leche, contrario a lo que muestran los medios.

La alta cohesión ciudadana que concita su autoritario presidente Erdogan, tiene al pueblo en paz y orgulloso, con una Plaza Taksim absolutamente despejada, a la que se accede
cómodamente en un funicular que es un metro subterráneo (no asociar al trencito que se encumbra por nuestro San Cristóbal) …

 

La llegada al Aeropuerto Ataturk, es un pequeño tsunami por la ola de multiculturalidad que se recibe, con musulmanes, africanos, árabes, europeos (ni Nueva York) …incluso tiene varias mezquitas! Por 6 años ha sido premiado como el mejor de Europa pues se las arregla con 45 millones de pasajeros al año! Así y todo no hay medidas de seguridad a especiales por las que
atravesar.
Ya en la ciudad, la amabilidad se hace presente: seguidito del hola! (merahbá!) agregan un “bienvenido” (hošgaldiniz) a lo que uno debe responder “hošbuldug” …de ahí en adelante todo fluye con la amabilidad del pueblo turco. Encantadores!
2_turquia
Mayor razón para no perderse esta ciudad mágica, misteriosa, hipnotizante por sus reminiscencias otomanas imperiales partiendo por el Palacio Topkapy (sí, el de Suleimán) y todo el barrio históricode Sultanahmet, pero también por su lujo extravagante y vanguardista en Bešiktas, especialmente en hoteles como el Širagan (con acceso por auto, barco o helicóptero) y discotheques, como la famosa Reina. Se imaginan tremenda mezcla vista desde un barco por el Bósforo, el Cuerno de Oro o el Mármara? Y ojo, que ya son 5 los puentes que cruzan un lado y otro, tranvía incluído… Sí, porque donde quiera que estés, lado asiático o europeo, la experiencia de un atardecer flanqueado por las mezquitas y su canto de oración musulmana es ensoñadora. Y también conveniente (1 lira turca=
3 €), pues dado a la gran baja de turistas por un temor terrorista, los precios están muy bajos y el Gran Bazar casi vacío para disfrutarlo con calma, bebiendo un jugo de granadas concentrado, full detox, para luego saborear el pistacho en todas sus formas en una clásica caluga “delicia turca” mmmm.

 

 

 

Es el momento para dejarse seducir por un par de alfombras, negociando en torno a deliciosos tés de manzana o menta, sin preocuparse de
“acarrearlas” durante el viaje pues se las despachan directamente a Chile vía Fed-Ex sin costo adicional! Como periodista, ya pararme frente a
un kiosko era un lujo por tanta oferta editorial de revistas temáticas. Ni hablar del amanecer desde un globo en la Kapadokya, admirando el
paisaje de cavernas en las rocas y aterrizando sobre el acoplado de una camioneta en movimiento con perfecta sincronía, ups! Para los que
no se elevan, hay turismo aventura en moto, paseos en bicicleta o recorridos por los telares de alfombras (la mujer tiñe las lanas y el
hombre las teje!) Más al sur, cerca de Izmir, están las impresionantes ruinas jónicas de Éfeso, engrandecidas por la colina vecina, donde se encuentra la casa donde vivió y aparentemente murió la Virgen María. Cuenta la historia que Jesús encargó su madre a San Juan, y entonces cuando partió a evangelizar al Asia Menor, la llevó consigo. Hace unos años, una monja alemana tuvo una visión de la Virgen en su casa y logró dar con el apacible lugar junto a un riachuelo. Hoy, una pequeñita capilla recuerda su presencia en ambiente sereno, con paneles que explican la importancia que le dá el Corán a la Virgen y un muro donde los visitantes anudan sus deseos. En la isla griega de Patmos se puede visitar también el monasterio de San Juan y la Caverna del Apocalipsis donde recibió revelaciones.

 

3

 

Otro punto de contraste, son las termas blancas de Pamukkale (“castillo de algodón”) cerca de Aydin, que parece una ladera de nieve con palmeras, debido al alto contenido de bicarbonato de calcio de sus aguas. La Cisterna con sus cabezas de medusas invertidas es otro imperdible que añade misterio a Estambul, hoy de moda con la película “Inferno”. El paisaje de la Kapadokya es impactante, por su estructura rocosa y por el colorido de los globos,
que se elevan antes de las 6 de la mañana. Y siguiendo al sur por la costa, el broche final lo pone el súper chic balneario de Bodrum (nada que envidiarle a la Costa Azul), con su bahía llena de yates.

4turkia

Hariká Turquía! Ojalá lo hayan disfrutado !
Hasta la próxima crónica aquí en el Magazine de Inspiratedeco.cl
Virginia

Comments are closed.